clpheaderhistoria

clpiconohistoriaInicialmente el Cementerio estaba ubicado donde se encuentran actualmente la Catedral, la Plaza 9 de Julio y áreas lindantes. El Primer Concejo Municipal, instalado en el entonces pueblo de “Trinchera de San José”, en octubre de 1.872, dictó el instrumento legal para trasladar el Cementerio a la Chacra N°42, dado que debido al crecimiento constante de la población, el mismo se situaba en la zona céntrica. Así en el mes de junio de 1.873 con carruajes y por la suma de 20 patacones, se efectuó el traslado a la zona delimitada por las avenidas Leandro N. Alem y Gendarmería Nacional. Pero en pocos años surgió la necesidad de buscarle un nuevo emplazamiento, hecho que se lleva a cabo aproximadamente en el mes de octubre de 1.879, con el traslado a la Chacra N° 60, delimitada por las avenidas Almirante Brown, Tomás Guido, Martín Fierro y Santa Catalina En septiembre de 1.896, la Municipalidad llamó a licitación para erigir una Sala Mortuoria y el 2 de julio de 1.897 se convocó a otra, para construir una Capilla y Depósito de Cadáveres. También se dispuso ampliar el sector destinado a la necrópolis y el Concejo Municipal, modificó entonces la Ordenanza sobre enajenación de sepulturas.

En el año 1934 Bustillo realiza el proyecto del pórtico del Cementerio que es recién llevado a cabo varios años después. Durante la gestión del Comisionado Municipal Ing. Luis S. E. Coll (septiembre de 1.943 – abril de 1947) se realizaron los trabajos de construcción del Peristilo (declarado patrimonio histórico posteriormente), cubre una superficie de 220 m2, repartidos en el Hall de Entrada, con dos cuerpos laterales donde se alojan la necrópolis y las oficinas de la Administración. Esta obra se efectuó por administración bajo la dirección de la Oficina Técnica; los cielorrasos se hicieron en yeso reemplazando el metal desplegado de la subestructura por cañas tacuara. Se inauguró en el segundo semestre del año 1.945. Una faceta importante que define al Cementerio La Piedad es la estructura monumental de su pórtico, proyectado por Bustillo, el cual arquitectónicamente se define en una fachada de imponente volumen, a través de un magnífico frente de líneas con un estilo ecléctico. Existiendo un muy acusado basamento, cuatro columnas toscanas con capiteles circulares, arcos laterales, cornisamento recto. El remate es horizontal, rompiendo la idea del clásico tímpano.